Niños con baja visión aprenden natación con el PMD y la ONCE

El concejal de Deportes, Juanjo Segura, ha visitado la actividad y destaca que “el deporte fomenta la integración, autonomía y socialización”

El Patronato Municipal de Deportes facilita que más de una decena de niños y niñas con baja visión puedan aprender a nadar y disfrutar del medio acuático, a través de unas clases que todos los sábados, de 10 a 11 horas, desarrollan en la piscina del Centro Deportivo Rafael Florido. El concejal de Deportes, Juanjo Segura, ha visitado hoy la actividad y ha podido comprobar los avances de los pequeños, de entre 3 y 12 años. Una iniciativa fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento de Almería y la Fundación ONCE, a través del PMD. Juanjo Segura ha conversado con las dos monitoras, que le han explicado sus impresiones sobre el proyecto, y con los pequeños que estaban haciendo deporte en la piscina.
El concejal de Deportes afirma que esta nueva iniciativa lleva en funcionamiento apenas unos meses y ya está mostrando sus primeros frutos. La natación es un deporte ideal para aumentar la independencia de estos pequeños, ya que es una actividad que a la larga pueden realizar solos, de forma autosuficiente”.
En las primeras semanas, los alumnos de este curso están empezando a aprender las técnicas básicas, compartiendo clase en algunos casos con sus hermanos, “para desarrollar al máximo su socialización e integración”, explica Juanjo Segura, quien añade que “con el tiempo, esperamos que a alguno de ellos le llegue a picar el gusanillo de la competición, porque ya están demostrando que no hay barreras imposibles de superar para ellos”.
Las monitoras de la actividad son Ana Córdoba e Isabel Fernández, las cuales afirman que el objetivo es que los niños se sientan cómodos en el medio acuático y vayan adquiriendo nuevas habilidades. Además, Ana Córdoba añade que “a este grupo de niños, con discapacidad visual, les reconforta sentirse autónomos en un medio que es complicado como el acuático. Por eso, en cuanto asimilan las distancias de la piscina, ellos se sienten muy cómodos y en el agua no tienen presión ninguna. Y como a todos los niños, les encantan”.